LOCALES

Incertidumbre y temor en Porvenir por posible suspensión de operaciones a Nova Austral

Una vez más el temor y la incertidumbre reinan en Porvenir a raíz de la anunciada apelación de Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura), al reciente fallo del Juzgado de Punta Arenas, que sólo determinó aplicar la multa solicitada por ese servicio en contra de la empresa salmonera de Porvenir, Nova Austral, por 3.000 UTM, y no la suspensión de sus operaciones por dos ciclos consecutivos, equivalentes a 8 años de inactividad de la principal industria de la capital fueguina. De prosperar la apelación anticipada por la directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo Lagno, la interrupción productiva vendría a ser un desastre para la capital fueguina, ya que la salmonera es la principal productora que mueve la comuna.

Como se recordará, la entidad pesquera había solicitado en la presentación de su acción legal por el fraude en la contabilidad de mortandad de peces, las referidas multa y suspensión de operaciones, pero el tribunal puntarenense estimó que “aun cuando las infracciones constituyen una grave lesión al interés general, generado por la necesidad de prevenir la irrupción y propagación de enfermedades graves que afecten al ecosistema marino”, sólo acogió la primera medida y no la suspensión, considerando que “la empresa colaboró con el proceso y ha corregido sus procedimientos”.

Y aunque valoró la sanción económica, a través de su directora Sernapesca anunció que apelará la sentencia, “porque creemos que no existen antecedentes que justifiquen que no se haya aplicado la suspensión de operaciones, como ordena la ley”. Añadió que deben existir muestras concretas de la institucionalidad porque “este tipo de comportamiento no es tolerable y, por ende, deben operar en su integridad las sanciones establecidas para evitarlo”.

Aún más, Gallardo Lagno indicó que en la repartición que dirige “tuvimos que reinventar todo nuestro sistema en base a la inteligencia”, para poder detectar la existencia de la irregularidad, en el conteo de mortandad de salmones real versus la falseada por los ejecutivos de la empresa insular. La eventual acogida a la apelación de Sernapesca por la Corte de Apelaciones y un fallo a su favor produciría una debacle económica y social en Porvenir, que ya está viviendo tiempos difíciles por la pandemia del coronavirus.

Tensa calma y sombrío panorama

Desde algún tiempo se sabe que al interior de la empresa porvenireña sus trabajadores y administrativos están alertas y en espera de lo que pueda ocurrir con la planta industrial, hay constante temor y una aparente tranquilidad, mientras la producción y las operaciones siguen su curso normal, sólo con la baja atribuible a la actual emergencia sanitaria. Hasta hace poco se esperaba el resultado de las sanciones por la detección del fraude contable que generó esa tensión y ahora se suma la “nueva arremetida” de Sernapesca.

Si bien se estima que la multa (unos 150 millones de pesos) será cancelada sin problemas, el temor estriba en las acciones del Consejo de Defensa del Estado y en el resultado de la anunciada apelación, ya que de cerrarse dos ciclos continuados (de 4 años cada uno sin siembra de salmones), el panorama se torna complejo. Y no sólo para la más importante industria de Porvenir, sus más de 500 operarios y empleados, sino para toda la comunidad que se vería drásticamente afectada.

Gobernadora pide esperar el fallo

Pese a las pretensiones de mayor drasticidad en las sanciones de la directora de Sernapesca, sólo dos días después la gobernadora de Tierra del Fuego, Margarita Norambuena -quien se entrevistó con el intendente regional José Fernández para dar su declaración- puso paños fríos al incierto panorama de un resultado favorable a la apelación, señalando que “existe un fallo de primera instancia y como siempre ocurre, las partes apelarán”.

La autoridad provincial agregó que sólo cabe esperar que la acción legal “siga su curso” y que “de acuerdo a la información que manejamos, la directora (nacional) de Sernapesca no ha planteado el cierre de la empresa”. A su vez, Norambuena afirmó con énfasis que “tampoco ninguna autoridad de la región quiere que eso pase”, en relación a la presunta suspensión por 8 años de Nova Austral. Pese a todo, es la ciudadanía y sobre todo los proveedores los que concentran los mayores miedos.

“Sería la muerte de Porvenir”

“Si procede el reclamo en tribunales de Sernapesca, es la muerte de Porvenir, y me extraña que nadie haya ‘inflado’ este tema en el pueblo, ni se ve en facebook. Para nosotros, los transportistas que trabajamos con Nova Austral, es un tema terrible. Recuerda que el salmón salvó a Magallanes y al transporte regional. Somos muchos los camioneros que trabajamos con la salmonera y sería un desastre que no operara por 8 años”, resumió el transportista Adán Rogosich.

Para el hostelero Mauricio Pérez, quien da alojamiento a un importante número de operarios de la empresa acuícola, “como prestadores de servicio, esta amenaza la vemos como algo negativo porque Nova Austral es la empresa con mayor cantidad de gente. Si se cierra o se va, creo que Porvenir muere porque con ella se mueve el comercio, los hostales, ¡es una cadena! Estamos asustados porque es la única empresa que genera actividad en Porvenir hoy”, apuntó.

“Es una empresa que da fuentes de trabajo y su cierre puede afectar al pueblo, a la gente de Porvenir”, sintetizó Gladys Cerda, que también provee hospedaje a empleados de Nova Austral desde hace varios años. Agregó que “es la que mueve al pueblo, nunca he tenido problemas de pagos y siempre se comunican conmigo. Si en este mismo momento la empresa cerrara, olvídate cómo queda nuestro pueblo, porque las constructoras están pavimentando muy lindo, todo, pero, ¿qué dejan a Porvenir?, en cambio es tan positivo cuando una hace el pedido en un negocio, que se sientan contentos y agradecidos, y eso se debe a Nova Austral”, reseñó.

También el dueño de residencial Alexis Toledo, que aloja a trabajadores de la acuícola fueguina, asegura que siempre le han respondido a tiempo en los pagos, si bien notó que en los últimos meses -al igual que lo confesaron los demás dueños de hostales- su número de huéspedes ingresados por Nova Austral bajó, producto de la pandemia, ya que han dejado de traer más residentes del norte y se mantienen con los que se quedaron en Porvenir.

No hay versión ejecutiva

Al no haber gerentes en la planta porvenireña de la salmonera acogida a la Ley Navarino, no fue posible obtener la versión de la parte ejecutiva de la empresa ante la apelación prevista por Sernapesca, ya que el subgerente de fábrica, Julio Briones, se excusó de entregar declaraciones, por no corresponderle. Tampoco fue posible conseguir el parecer de los dirigentes gremiales, ya que la presidenta de uno de los sindicatos de Nova Austral, Nancy Díaz, dijo que los socios no están de acuerdo con hablar con la prensa, hasta solucionar ciertos problemas internos.

Fuente: La Prensa Austral

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *