LOCALES

Comunidad fueguina rechaza y pide revertir designación de cuestionado juez

Hondo malestar, traducido en incredulidad e indignación entre diversos representantes de la comunidad fueguina, provocó la designación del nuevo juez de Letras y Garantía de Porvenir, Sebastián Aceituno, quien fue procesado por el Poder Judicial como autor de un delito de acoso sexual en contra de una funcionaria del Juzgado de San Fernando. La molestia se basa, según los deponentes, en que Porvenir no merece ser receptor de funcionarios públicos que han incurrido en faltas o delitos en otros lugares del país, porque no es una localidad de castigo, ni su gente ser juzgada en causas de la misma índole por quien no tendría estatura moral para fallarlos.

La molestia se extendió, asimismo, ante la decisión de la Corte Suprema de interrumpir el llamado público para proveer el cargo vacante en el juzgado local, al que 11 abogados y jueces en ejercicio de diversos puntos del país postulaban. Y además, al saberse que en vez de castigo, la nueva “autoridad judicial” nombrada en ese evento, recibirá casi el doble de sueldo, ya que en Tierra del Fuego sumará un 90% de “derecho a zona”.

Autoridades comunales

Quien expresó “malestar y preocupación” por el arribo del juez procesado internamente por la propia judicatura, fue el concejal de la comuna Mario Cárcamo -a la sazón alcalde protocolar de la capital isleña- “al enterarme de la arbitraria designación del nuevo juez de Porvenir”, acentuó. “Según ha trascendido por distintos medios de comunicación nacionales y regionales, el magistrado había sido sancionado por acoso sexual en San Fernando, siendo suspendido de sus funciones por la Corte de Apelaciones de Rancagua durante un lapso de 4 meses”, recordó el edil.

“Me parece muy grave que frente a hechos comprobados, y donde existe una sanción, se interrumpa un concurso público del que participaban once postulantes al cargo. Porvenir no es una colonia penal, si bien somos una comunidad pequeña, nos meremos el mismo respeto que cualquier otra ciudad de Chile”, sentenció la autoridad comunal. Del mismo tenor fue la concejala Rosa Gesell, que estimó que el juez “a la luz pública está mal, porque si hizo daño no debe seguir trabajando, ni debe participar en causas, porque entonces, ¿los que robaron un cordero, cómo sí están presos?”, preguntó.

Para el presidente de la populosa junta de vecinos Nº8, el traslado del magistrado Aceituno a Porvenir no debe ser “porque no nos merecemos eso en nuestra comunidad, donde toda la gente se conoce y no debieran mandarnos al autor de un supuesto delito. Si tuviera que juzgar un hecho de ese tipo, no lo podría hacer, tendría que salirse del caso, eso sería lo correcto”, planteó. Su par Sandra Allendes, dirigenta de la Junta Vecinal “Los Arrieros”, dijo que se interiorizó bien del tema y como pobladora de años “lo encuentro pésimo”.

Rechazo vecinal

“No entiendo cómo el Poder Judicial tiene que traer a una persona con prontuario de acoso sexual que sacan de San Fernando, para ser derivado a la isla de Tierra del Fuego. Es como si debamos recibir todo lo malo que quede y nosotros no debemos opinar y aceptar lo que viene. Pero eso no está bien y las autoridades debían ponerse en este ámbito y evitar este tipo de cosas, porque tenemos derecho a voz y decir ‘no, esto no queremos para nuestro pueblo’. ¿Cómo se va a llevar la Justicia con un juez así?”.

“Es un tema engorroso, porque qué moral tiene para fallar en un caso sexual. Siempre nos pasa lo mismo y en todo ámbito: en el judicial, en Educación, en la Salud. Creo que las autoridades deben pronunciarse en este caso, donde somos nosotros los que abrimos las puertas, pero si queremos las cerramos también”, advirtió. La dirigenta de los adultos mayores, Elsa Alvarado, cree que aunque Porvenir esté en una isla lejana, no se merece un juez sancionado, que en su opinión “debe estar encarcelado y sacarlo del Poder Judicial. ¿Porqué tiene que estar en Porvenir, porque somos pocos o porque somos humildes?”, cuestionó.

Como “insólito” consideró el presidente del Centro Social Hijos de Chiloé, Waldo Andrade, que se designe a un juez sancionado por la propia Justicia. “Viene a cerrar un proceso acá, como si fuéramos una zona de castigo, lo encuentro ‘fuera de foco’. Es un caso que le compete al Poder Judicial, pero no sé en qué sentido se saltaron las postulaciones y lo destinaron a Porvenir. Esto es preocupante para la comunidad y sus instituciones, porque si ocurre un delito de acoso sexual, ¿cómo va a castigarlo, si viene por lo mismo?, es poco entendible”, cerró.

Alcaldesa no se pronuncia sobre nombramiento de nuevo magistrado

La única opinión discordante con las demás emitidas en Porvenir, respecto a la asunción del nuevo juez de Letras y Garantía, fue la de la alcaldesa Marisol Andrade, quien desde Santiago hizo llegar la siguiente comunicación:

“En relación al nombramiento de don Pablo Aceituno Romero como juez de Letras y Garantía de Porvenir, debo señalar que, de todo lo trascendido a través de la prensa, podemos observar que aquello constituyó una decisión adoptada por la Corte Suprema de Justicia”

Agrega que ello, “dentro de un proceso administrativo, en el ejercicio de las facultades disciplinarias de dicho tribunal, y que encuentra además sustento en la independencia y autonomía del Poder Judicial, y respecto de la cual, no compete a esta alcaldesa pronunciarse. Esperando solamente, como representante de la comuna, que los tribunales funcionen, y que haya una correcta aplicación de justicia, en derecho y equidad”, finaliza el texto edilicio.

Plantean que la comunidad oficie su malestar a la Corte Suprema

Bastante cáustica fue la opinión del consejero regional por Tierra del Fuego, Andrés López, quien inició exponiendo “un dejo de frustración, porque los fueguinos no podemos recibir lo que ‘bote la marea’ ni ser los castigados al recibir jueces que no los quieren en ninguna otra parte del país, sólo por ser una comuna chica. Primero, porque nos debemos respeto: segundo, porque somos todavía, relativamente, una ciudad tranquila”.

“Estas decisiones centralistas, que seguro tomó la Corte Suprema, son desafortunadas porque creen que al ser ciudad pequeña, no nos vamos a dar cuenta de las determinaciones. Es lamentable que pase, es una falta de respeto para Porvenir y Tierra del Fuego, porque este tribunal es de toda la provincia”.

En tanto, el coordinador comunal de la OPD (Oficina de Protección de Derechos) de Porvenir, Cristian Andrade, planteó que “dentro del Poder Judicial no puede existir una situación que por castigo se envíe a un juez sancionado a una zona extrema a lo largo de Chile, porque igual va a ser el que determine sanciones .y muchas veces sobre la misma materia. Entonces, si hubo una denuncia y una funcionaria lo acusó es complicado, porque vivir en Tierra del Fuego no es un castigo: es un privilegio porque el sueldo es súper alto. Y encuentro grave que se interrumpa el proceso de elección de un nuevo magistrado, ya que era una postulación pública y por ende, debiese seguir su curso”, enfatizó.

Cabe hacer notar que tratamos de obtener la versión y descargos del cuestionado y recién asumido juez, Pablo Aceituno, pero el funcionario del Juzgado de Tierra del Fuego que nos atendió y llevó nuestra cédula de identidad ante él, trajo por sola respuesta que “el magistrado no concede entrevistas”.

Fuente: La Prensa Austral

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *