LOCALES

Detienen a hermano de pescador desaparecido en Porvenir hace 9 días

El caso de la desaparición de Juan Antonio Aguilar Maichil provocó conmoción en la opinión pública en Magallanes. Al pescador, al cual se le perdió el rastro el lunes 27 de agosto en Porvenir, se le está buscando por la Policía de Investigaciones desde el pasado viernes.

Desaparición que está llena de misterio, ya que este viajó junto a su hermano y el dueño de una lancha, buscando pescar centollas. Situación que estos, tras volver a Punta Arenas, negaron.

Sin embargo, tras ser interrogados por la PDI, estos cambiaron su versión, y finalmente reconocieron la presencia del desaparecido en el viaje a Tierra del Fuego.

Interrogatorio que le podría costar caro al hermano del desaparecido, ya que tras ser interrogado, Investigaciones se dio cuenta que este tenía una orden de detención pendiente.

Todo por un caso ocurrido en el año marzo, en donde José Alejandro Aguilar Maichil fue detenido tras robarle un auto a un poblador de Puerto Natales.

Situación que fue llevada a juicio, donde el Juzgado de Garantía natalino llevó la causa a un acuerdo en común, en donde Aguilar Maichil debía pagar 850 mil pesos a la víctima del hurto. Todo esto, porque el robo se produjo cuando el hermano estaba en estado de ebriedad y terminó chocando el vehículo.

Pago que nunca se realizó, por lo que se terminó emanando la orden de detención en su contra. La misma que la PDI descubrió al momento de interrogarlo.

Diario El Pingüino se comunicó con la víctima de robo, quien no quiso entregar su identidad, pero manifestó que “esto fue un cuarto para la ocho de la mañana, salí a prender el auto para irme al trabajo. Volví a la casa, y en cosa de dos minutos esta persona, en estado de ebriedad, tomó el vehículo y se mandó a cambiar. 20 minutos después, el vehículo apareció chocado en la esquina de Blanco Encalada, llegando a la Escuela 3”.

Agregó que “yo lo vine a ver después, en el juzgado, cuando lo citaron a control de detención. Me dejó todo chocado el tren delantero, y debía pagarme 850 mil pesos en cuotas. No me canceló ninguna, por lo que volví a poner constancia”.

Sobre cómo afectó este robo en su vida, el afectado manifestó que “obviamente me afectó mucho. En el sentido de que acá en Natales no pasan esas cosas, es muy raro. Y después de eso no me sentí seguro de dejar ninguna cosa”.

Por último, a la hora de analizar el caso del pescador desaparecido, el natalino manifestó que “es súper raro el caso en el que está metido. Ese día, en el juzgado no me acuerdo si le dijeron que tenía prontuario. No sé en que situación andaba haciendo acá cuando me robó, pero siento que una persona así no puede andar afuera. Todavía espero que me pague lo que me debe”.

Fuente: El Pinguino

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *