LOCALES

Investigadores, académicos y productores se ponen de acuerdo para mejorar las praderas en Tierra del Fuego

Las ovejas son asustadizas ante los curiosos, pero pastan tranquilas en la inmensidad de Tierra del Fuego. En promedio cada ovino necesita cerca de una hectárea para alimentarse, y en una población de alrededor de dos millones, las praderas han ido degradándose, por lo que se hace imprescindible adoptar técnicas y manejos que ayuden a revertir esta situación, considerando que el pastoreo extensivo lleva más de cien años de historia.

Ante el difícil escenario investigadores, académicos y productores analizaron distintas fórmulas para recuperar la pradera natural, aumentar su capacidad forrajera y asegurar su sustentabilidad, y así poder satisfacer a un mercado que cada vez exige corderos de mayor peso.

Se trata del primer seminario de Praderas, organizado por INDAP, y en el que participaron cerca de 15 pequeños ganaderos de Tierra del Fuego. Durante un día analizaron técnicas de pastoreo, fertilización, riego, control de pilosella, siembra de forrajeras, cambio climático, y las herramientas que ofrece INDAP para apoyar económicamente a los pequeños ganaderos.

Si bien, el uso de fertilizantes para recuperar praderas naturales es una práctica habitual entre los pequeños ganaderos de Tierra del Fuego y en los últimos años se han logrado sembrar cerca de 500 hectáreas, hoy los esfuerzos deben centrarse en la mantención.

“Aunque se fertiliza esto ocurre solamente en la siembre, no hay una constancia en el tiempo y eso sería ideal para poder mantener esa gran inversión que estamos generando, ya sea en un cultivo de alfalfa, en una pradera mixta, sólo así podemos mantenerla más tiempo vigente”, explicó Sergio Radic, académico de la Universidad de Magallanes.

Por otro lado, el experto recomendó siempre realizar análisis de suelo, “hoy en día si bien el nitrógeno, fósforo y potasio son nutrientes muy importantes, el azufre es un nutriente que en varios sectores de la región es deficitario. Es importante solicitar los análisis de suelo y hacerle un seguimiento, porque el nutriente más limitante nos va a generar una restricción en la productividad de la pradera o el cultivo de alfalfa, por lo cual la idea es tener la mayor cantidad de parámetros para solucionar los problemas”, precisó Radic.

El análisis de suelo no supera los 30 mil pesos, una cifra muy por debajo de la inversión que se realiza en la siembra de pradera mixta o cultivo, considerando compra de semillas y uso de maquinarias.

En el caso de la ganadería mayor es importante considerar las formas de pastoreo y el reposo que se les da a los campos sembrados. “Es clave mejorar praderas con riego y fertilizantes, pero es muy importante responder a una planificación. No se trata de invertir por invertir sino una mejora que responda al potencial productivo de cada campo. El pastoreo sobre praderas regeneradas de alfalfa debe ser racional, hay que respetar los reposos para mantener el vigor de las plantas”, expuso René Milicevic, presidente de la Asociación de Ganaderos de Tierra del Fuego.

Aseguró que para poder cumplir con las exigencias del mercado -corderos de mayor peso-, la alimentación en praderas naturales es lo más importante, sólo así se logra que el ganado desarrolle todo su potencial genético. Y de paso consiguen recobrar la capacidad forrajera de las alicaídas praderas naturales.

Otros de los problemas que afecta a la ganadería en Tierra del Fuego es la pilosella, una especie de maleza que afecta la producción de los campos y que preocupa a los ganaderos.

Para Nilo Covacevich, investigador, INIA, es bien difícil dar remedios efectivos, más allá de los controles químicos que por costo, no son selectivos y no eliminan la maleza de forma definitiva.

“En praderas naturales hay que aprender a vivir con ellas, en algunos casos eliminar los manchones de pilosella, y en esa circunstancia, sí se puede utilizar herbicidas o bien aplicar pastoreo fuerte cuando la planta esté en floración y sobre todo tratar de evitar generar las condiciones que la favorecen como son los campos sobre pastoreados o muy despejados, sobre todo temprano en primavera”, explicó Covacevich.

A su vez, aclaró que la pilosella no ha tenido la expansión que se imaginó hace treinta años atrás y que ha generado en Nueva Zelanda, por ejemplo, graves problemas económicos. “Ha aumentado en algunas áreas y preocupa, pero creo yo que si se toman las medidas de ir eliminando los manchones que primero se advierten y ojalá pueda haber intervención en algunos sitios públicos que son centros de dispersión como orillas de camino, minas de ripio, es decir en los lugares donde se instala la maleza primero y desde donde empieza a emitir la semilla, podría ser una buena medida”, precisó Covacevich.

En tanto Luis Aguirre, ingeniero agrónomo y experto en riego, explicó que Magallanes debe perfeccionar un sistema de riego específico para la zona, considerando el viento como factor clave. “Las cortinas cortaviento ayudan a disminuir la evapotranspiración de los cultivos al aire libre y probar el método de riego californiano que consiste en encamisar la distribución de las aguas, con menos uso de energía, pienso que con esos elementos es posible diseñar un modelo que se ajuste a los requerimientos de la zona”, indicó.

Petar Bradasic, director regional (s) de Indap, valoró la participación de los ganaderos en el seminario y agradeció el entusiasmo de académicos e investigadores. A su vez, señaló que en Tierra del Fuego hay avances que son promisorios y buenos ejemplos de pequeños ganaderos que logran lo que pide el mercado hoy en día haciendo un uso más racional e intensivo de sus praderas.

Asimismo indicó que “las medidas que ha tomado el Ministerio de Agricultura, aportando asesoría y financiamiento, ha mostrado frutos. En parcelas pequeñas, como las que tienen nuestros usuarios, hemos logrado aumentar la productividad y el ingreso bruto, hoy en menos terreno es posible producir más corderos, y de mejor calidad en la carne y la lana”, precisó.

Finalmente indicó que el gobierno del presidente Piñera busca darle una mayor atención a la pequeña agricultura, con nuevas tecnologías, uso del agua, y capacitación.

Fuente: Dialogo Sur

Total Page Visits: 537 - Today Page Visits: 1

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.