LOCALES

Demandan en $1.500 millones al Hospital de Porvenir por presuntas negligencias en la muerte de dos pacientes

Dos demandas civiles fueron interpuestas durante el transcurso de esta semana en contra del Hospital Dr. Marco Antonio Chamorro, localizado en la ciudad de Porvenir. Las acciones judiciales tienen como propósito indemnizar por un monto aproximado a los 1.500 millones de pesos a familiares de personas que han sido víctimas de presuntas negligencias médicas por parte de aquel recinto asistencial.

Según explicó el abogado Juan José Arcos, ambas presentaciones judiciales tendrían relación con una serie de fallecimientos asociados a la falta de transporte, específicamente de aeroevacuación, como también a la carencia de medicamentos y de especialistas, responsabilidad que atribuye al Servicio de Salud y al Estado de Chile y con los que espera que el daño sea “resarcido e indemnizado como corresponde”.

“En Chile existe una ley que impide demandar derechamente a los Servicios de Salud, hay un proceso previo que hemos tenido que desarrollar que lamentablemente la autoridad no tuvo una mayor disposición a lograr un entendimiento, el cual fue una mediación que se desarrolla en el Consejo de Defensa del Estado, y que en este caso se extendió por alrededor de cuatro meses, donde se retiraron de la mesa de negociación las autoridades de Salud, dejando solamente a las víctimas lo cual es un hecho tremendamente lamentable. No hubo empatía para asumir sus responsabilidades en estos hechos que son tan tristes”, arguyó.

El primer caso correspondería a la muerte de la ciudadana argentina Nieves Gregoria Rivero, de 75 años, quien llegó a la región desde Río Gallegos, y presentó una aneurisma aórtica, lo cual -según Arcos- en vez de ser devuelta a un hospital de mayor complejidad como el de Río Grande o Ushuaia “se tomó la errada decisión de trasladarla a Porvenir, para luego derivarla a Punta Arenas en barcaza, yéndose sentada sin que fuera en una camilla con la debida asistencia médica, y eso le generó que se agravara, falleciendo posteriormente”.

Mientras que el segundo episodio afectó a Roxana Ruiz Rojo, una joven que al momento de dar a luz se determinó que el alumbramiento sea efectuado en Porvenir, “sin disponer del traslado de un médico especialista hacia esa ciudad, ni tampoco la aeroevacuación de la paciente. En esas condiciones se inició el procedimiento, pero los doctores a la mitad de éste se encuentran con la sorpresa de que no habían los medicamentos necesarios para poder detener la hemorragia consecuente de una cesárea, falleciendo por anemia”, puntualizó el profesional letrado.

Fuente: La Prensa Austral

Total Page Visits: 454 - Today Page Visits: 1

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.